domingo, julio 19, 2009

Una flor, es una flor.

Que a uno le digan poeta es demasiado, pero que provenga de una mujer que sí es poeta, es belleza pura, flor eterna.
Y eso es lo que hizo Ana en su blog.
Gracias, pues, por la flor inmerecida.

1 comentario:

ana carrera dijo...

te leo y hasta la piel chinita me quedó.

gracias Fredo, de verdad.

te mando los textos en unos ratitos más.

un abrazo fuerte.