lunes, enero 30, 2006

Pertenencias.

Un libro, una pluma, esta hoja.
Mi mano derecha y la izquierda que
sostiene, esa blanca y vacía hoja.

Esto que escribo tan volátil
como todo lo que siento.

No hay nada eterno,
ni la misma realidad tan
traicionera, tan
ladrona de sueños
y certera de aquello
que nunca pregunté.

Sigo sentado sin escribir nada
que no sean simples pensamientos.

Y el tiempo despiadado
corre por mis venas: rápido
y sin ser visto,
con una certeza tan obvia
y aún así no puedo detenerlo,
me resigno a observar.

Estoy solo, siempre es y fue así.
Hábito entre torres de papeles,
polvo, recuerdos, sueños incumplidos,
quimeras que pululan como cucarachas
y novelas inconclusas, como mi vida.

4 comentarios:

Sovka dijo...

Amigo mío, tu texto es precioso; dices que no haz escrito nada y, sin embargo, lo haz escrito todo...
Te mando un abrazo.

Olga dijo...

Josecito:
melancolico como siempre...
Extrañaba pasearme por aqui
Un beso

el dijo...

wuau!!!!
que denso...
pasando a saludar a un poblano culturoso...

Carlos Mal Pacheco dijo...

Quimeras que pululan como cucarachas. Tus versos son sencillos y crudos. Que viva el rock and roll. Veo que tienes al Club Chufa en tus bitácoras. Enhorabuena por tu buen gusto. Contáctate con nosotros.