domingo, agosto 24, 2008

Un fragmento, un fragmento

"(...)Qué son los crestianos. Las arrugas infinitas de su csa se reconfiguraron en un gesto grotesco que prentedía representar sorpresa. De dónde eres, me preguntó. De la Decápolis, de Filadelfia. ¿Y no tienen crestianos por ahí? Yo creo que no. Se alzó de hombros: pues ya tendrán, son una plaga; de haber sabido, nada mas hubiéramos degollado en los calabozos al pobrecito rabí nazareno. Qué rabí nazareno. ¿Tampoco has oído hablar de él? Se rió estertóreamente, y dijo representando pompa: Rabí Yesu Nazaretitas, el Cresto, rey de los Judíos e hijo de Yavé, y se volvió a reír (...)."
--
Álvaro Enrigue, Vidas perpendiculares, pág. 144.

1 comentario:

Felipe Ríos B. dijo...

Estimado fugado. Éste es un libro que tengo aún durmiendo en el buró. Espero, antes, terminar con "Hipotermia". Vi que cifraste la Valija, un blog más personal. Te dejo éste, acaso un tanto más literario y menos pudoroso: www.anotaciones-al-margen.blogspot.com
Suerte con la Fuga y las clases