sábado, marzo 11, 2006

Para no hablar de tí.

Resulta que sigo sentado frente a la computadora, ahora con coca-cola en mi vaso. Ya era hora.
Un sábado pesado o más bien normal, me paré para hacer el aseo y luego resolver un cuestionario sobre la novela Crimen y Castigo de Fiodor Dostoevsky, para una clase de mi carrera y la cual suele llamarse Realismo 1. Una obra muy buena, pero el asunto de afrontarla teniendo como intermediario a un infame e ínfimo cuestionario hace de esta experiencia la peor de las ignominias, pues al leer la pregunta a resolver ya me voy enterado de la trama y no obtengo el factor sorpresa, parece más bien una lectura para corroborar que la pregunta está bien realizada. Mil veces preferiría leerla sin susodicho intermediario y ya en clase tener un orgasmo de ideas entre alumnos y maestro, haciendo así una gran discusión alrededor de tan hermosa obra, pero no. El “docto maestro” ha preferido que confrontemos la novela de la forma más idónea para un alumno de preparatoria. Pero dejemos lejos el tema porque es un Crimen continuar hablando de tan penoso asunto y un Castigo para aquel que lea este texto.
Como prometí cambiar de tema, ahí voy.
En mi cabeza sigue girando el personaje de mi novela, definitivamente va a tener que ser una mujer, no hay vuelta ataras es la voluntad de la voz, Aguilar Camín en alguna entrevista que le llegaron a hacer y que ayer pasó por el canal Aprende TV, comentó que una vez obtenida la voz de la novela se obtiene prácticamente todo. Siempre tuve la voz, pero se ha negado a desarrollarse en las tramas que anteriormente buscaba. Ya se decidió por una vivencia y la cual no diré sino hasta no haber redactado el primer capitulo, al menos.
Esto es todo, nada más tengo decir. Silencio debo guardar antes de que me crucifiquen por empezar a hablar de ella, de ti, mujer de fino cuerpo, ojos claros y ausencia presente.

1 comentario:

el dijo...

pues ya estubo que ya no fuí tu musa...jejejee
pues no tengo fino cuerpo ni ojos claros aunque si, en efecto estoy ausente....jejejeje

saludos y suerte con la novela.