domingo, enero 22, 2006

No soy yo, eres tú.

Mensajera del más allá
ante el dolor,  tu preguntas
buscando la respuesta del por qué
tanta podredumbre disfrazada de palabras.

Y es que las flores no siempre son bellas
así como las promesas: te reviven
o acaban por enterrar nuestra triste figura.

Después de la muerte uno revive
como puede o como nos dejan,
pero nunca pasamos ningún abismo
sin pagar cuota, tampoco nos acompaño
ningún poeta en el recorrido.

Hace poco me renaciste
sólo sé que no soy yo
eres tú y nadie más
y  es otro el que escribe
este intento de declaración
y es otro el que respira
cuando me encuentro lejos del humo de tu presencia
y es otro el que en este momento te habla
porque hace días que volví a morir
en un mar barroco de color rosa
que lentamente rápido, me ahogo
y al mismo tiempo una sirena
musitaba la cura de las cenizas de mi alma.

A la tierra me regresó
y no olvido su mirada tan
incendiaria, tan desnudante.
Sigo percibiendo tu aleteo
por mis sueños
con la misma insistencia
en que Nietzsche era acosado
por su locura.




1 comentario:

persephone dijo...

me agradó mucho este, en especial por lo de la locura. pero mejor te dejo esto: "La fantasía nunca arrastra a la locura;lo que arrastra a la locura es precisamente la razón. Los poetas no se vuelven locos, pero sí los jugadores de ajedrez." Chesterton
"Some people never go crazy. What truly horrible lives they must lead." Charles Bukowski (1920 - 1994), From "Betting on the Muse" tradúcelo tú